3 técnicas de negociación para miembros del comité de copropietarios

¿Cómo ganarte la confianza de los residentes y administración para mediar entre los problemas? ¡Descúbrelo aquí!

¿Eres parte del comité de copropietarios de tu edificio? Estar en un comité es como ser el hermano del medio, siendo el puente neutral entre dos hermanos, para llevar la relación en paz. 

Y este eslabón, es uno de los más importantes en esta relación y percepción que tienen los residentes de la forma en cómo se administra el condominio, tener un buen canal de comunicación con ambas partes es crucial para mejorar la confianza en ambas partes.

Pero ¿Qué pasa cuando hay desacuerdos entre ambos hermanos? Tratan de que el hermano del medio se ponga de su lado, no obstante, la posición más inteligente es no adoptar posturas, porque mostrar preferencias afectará el vínculo de confianza con el hermano que queda por fuera.

Lo mismo pasa en los condominios, si bien los miembros del comité tienen una vista más detallada sobre los retos de la administración, deben encontrar una manera en la que sigan siendo una figura de referencia, pero lo suficientemente transparente como para que un arrendatario exprese una inquietud con la seguridad de que será escuchado.

Es por eso que para ser la voz del condominio y a la vez considerar las situaciones administrativas del edificio se requieren habilidades de escucha activa y mediación, de modo que se asegure un “ganar-ganar”. 

Los copropietarios que viven en su condominio

La versión de un miembro del comité de copropietarios es más empática con el día a día en la comunidad, dado que un administrador que no viva en el condominio que administra no experimentará molestias por daños en calderas, aumentos inesperados en los gastos comunes u otros casos.

Desde AdministradoresChile entendemos lo delicada de esta relación, por eso te compartimos 3 consejos claves para que como miembro del comité, puedas llevar esta doble vida (residente de día y parte de las decisiones administrativas de noche) con total transparencia y confianza:

Establece tu rol para ambas partes

Una cosa es transmitir una inquietud a la administración y otra es tomar pedidos. 

Si bien la Ley de Copropiedad Inmobiliaria dicta algunos procedimientos para problemas con residentes, en su mayoría toma casos mayores donde se deben involucrar procesos judiciales. Pero al final del día, también eres residente y se prestarán a situaciones incómodas e incluso peligrosas.

La idea tampoco es perjudicar a una parte, sino llegar a un acuerdo entre ellas.

Por eso, como miembro del comité, puedes escuchar las inquietudes de un residente siguiendo este esquema:

  • Recuerda el contexto: las negociaciones entre dos partes tienden a ser tensas porque cada persona quiere ganar, por lo que al inicio, sus actitudes pueden estar a la defensiva, por eso, recordarles que mientras más abiertos estén al diálogo mejor, porque no tendrán que intervenir procesos legales que alarguen y perjudiquen màs el caso.
  • Usa preguntas abiertas: es decir, si tienes un caso de dos arrendatarios que están teniendo problemas, no preguntes “¿Haces ruido de noche porque estás trabajando hasta tarde, cierto?” Porque estás cerrando la pregunta a una que se responda con “sí” o “no” y dependiendo de la opción que le des, además de que tu postura es delicada porque debe ser imparcial.

En vez, pregunta ¿Por qué haces ruido de noche? Y deja que te cuente.

  • Haz silencio: deja que te cuente todo, la información es poder y conforme te cuente el origen y factores que participan en su problema, podrás tener más piezas para hallar una solución al momento de negociar.


Sigue la ley de copropiedad

Resolver un conflicto entre dos arrendatarios o la administración debe siempre tener la Ley de Copropiedad por delante, y es que la misma ya da indicios de cómo proceder ante las situaciones más frecuentes.

Por ejemplo, ComunidadFeliz tiene un artículo de los problemas más comunes en edificios “los ruidos molestos” donde la definición de “ruido” puede ser subjetiva, para unos la música alta es el volumen normal para otros.

Por eso, existen regulaciones legales que indican la cantidad exacta de decibeles que consideran un “ruido alto” y en qué momento está permitido llamar a Carabineros.

Así que la historia está clara: Surge el problema - se intenta negociar - se presenta la ley. Si se acata, termina el problema, si no se acata, se toman acciones (multas u otro).

Esto además de darte credibilidad como miembro del comité informado y dispuesto a ayudar, ataca los problemas con los procesos correspondientes.

Pide apoyo a la administración

A nadie le conviene comenzar a multar o involucrar Carabineros, y si llegas a un punto donde nadie quiere ceder, pide apoyo a otros miembros o la administración.

Esta última suele tener más experiencia sobre cómo proceder ante conflictos y puede dar consejos funcionales. 

En cualquier caso, también existe la mediación Municipal donde un externo imparcial apoya a ambas partes a llegar a un acuerdo. Esto es claro más protocolo, pero puede ser una solución al final del día.

Asimismo, apoyarte en softwares de administración de edificios como ComunidadFeliz que le permite a los residentes usar la app para reservar espacios comunes, responder encuestas, pagar gastos comunes en línea y ver su detalle, crea comunidades transparentes y en confianza.

Además, en AdministradoresChile tenemos filtros estrictos para los administradores que le recomendamos a los miembros del comité o junta directiva, por eso, si están en proceso de cambio de administración, pídenos una terna personalizada haciendo clic aquí.

Artículos destacados

Mantente informado de las últimas noticias sobre administración y vida en comunidad
Compartir

Comentarios